Convivir con una persona agresivo-pasiva (Parte 4)

Convivir con una persona agresivo-pasiva (Parte 4)

por / jueves, 07 noviembre 2013 / Publicado enagresividad, conflictos, pasivo-agresivo

Después de esta serie de artículos sobre la agresividad-pasiva llegamos a la última parte: “Convivir con una persona agresivo-pasiva (Parte 4)”. Si has seguido mis escritos quizá hayas descubierto que convives en alguna faceta de tu vida con una persona con comportamiento de este tipo: tu jefe, alguno de tus padres, tu pareja, amigo o amiga, …

Si eres de esas personas que has estado viviendo en la incertidumbre y la ambigüedad que derivan de ese tipo de relaciones se hace necesario que reflexiones. Lo primero siempre es empezar por nosotros mismos, porque independientemente de la actitud de las personas que nos cruzamos en la vida en la única que podemos hacer cambios es en tu propia persona. Tú no puedes cambiar al otro, es así de simple, tú sólo puedes comprenderte tú y empezar a tomar decisiones para ti.

Hay dos preguntas básicas que puedes hacerte:

– ¿Qué características mías atraen este tipo de relacion?

La primera pregunta que puedes hacerte es, ¿qué hay en mi que ha atraído esto a mi vida? Si, ya se, cuesta reconocer que tenemos algo que ver en lo que atraemos a nuestra vida, aunque es necesario. Si lo puedes atraer, también puedes gestionarlo y tomar acciones para cambiarlo.

Esto nos lleva a, ¿qué tipo de comportamientos pueden atraer para crear una simbiosis con una persona agresivo-pasiva? En muchos de los casos una persona que quiere “salvar” al otro (recuerda cuando escribí sobre el triángulo dramático) por lo que hay un cierto grado de “dependencia emocional”.

En palabras de Walter Riso autor de “Amores altamente peligrosos”: El pasivo-agresivo tiene un conflicto porque necesita y rechaza al mismo tiempo la autoridad de su pareja. Sabotean la relación y no cumplen ningún compromiso con la pareja, pero atraen a codependientes que quieren protegerlos.

Así pues, lo primero revisa tu perfil personal, pues este tipo de relación te ha permitido ver que hay algo en tí que puedes empezar a observar y cambiar si no quieres repetir ese patrón de comportamiento.

– ¿Cómo gestiono el conflicto y la relación en si con esta persona agresivo-pasiva?

Dado que estas personas se caracterizan por evitar el conflicto abierto actuando, en muchas ocasiones, de manera amable en la superficie, va a ser algo complejo tratar de llevarlas a hacer una reflexión. Tu mayor activo para enfrentarte a ello será tener clara tu posición y tratar de expresarla de forma contundente y asertiva.

Estas serían 5 actitudes que te ayudarán:

* Planifica el momento de exponer tu posición. Ten claro el objetivo de la conversación y qué deseas expresar. Eso si, siempre de forma asertiva, sin juicios a la otra persona.

* Mantén la calma, sino es muy probable que acabes envuelta en esa ambigüedad y la conversación no llegue a buen puerto.

* Paciencia. Si realmente quieres llegar a entenderte con esta persona te va a esperar un camino algo más largo porque su técnica aprendida es rehuir para no enfrentar.

* Busca concesiones por su parte, siempre desde el ganar/ganar. Ese tipo de comportamiento se puede trabajar, si él o ella es capaz de tomar conciencia de su existencia. Ahora bien, es su decisión, no la tuya.

* Si no avanzas y te sientes continuamente fruto de la manipulación, rompe la baraja. Cuando una relación entre iguales (pareja, amigos, …) pierde el equilibrio entre el dar y recibir se acabará rompiendo. Evalúa tu fortaleza. Si después de tener en cuenta las actitudes anteriores tu salud está en juego, sal de la situación.

Elije ahora qué quieres hacer con la relación.

Susana García GutiérrezCoach de Familia Sistémico,  fundadora de “Familia y coaching”, Co-fundadora de AECOFAME (Asociación Española de Coaching de Familia y Educativo) y su primera presidenta 2010-13. Fundadora y CEO de Centro FAMES (Centro de Formación para la Familia y la Escuela). Es 1ª Coach de Familias Monoparentales en España.

Bibliografía recomendada: Libro de Walter Riso – Amores Altamente Peligrosos

_____________________________________________________________________________________________________

AUTORA

    Susana García - imagen circularSusana García Gutiérrez, Formadora y Coach de Familia-Educativo Sistémico,  fundadora de “Familia y coaching”, Fundadora y directora de Centro FAMES (Centro de Formación para la Familia y la Escuela). Es 1ª Coach de Familias Monoparentales en España. Co-fundadora de AECOFAME (Asociación Española de Coaching de Familia y Educativo) y su primera presidenta 2010-13    

Suscripción-familiaycoaching

10 Responses to “Convivir con una persona agresivo-pasiva (Parte 4)”

  1. Marcia dice: Responder

    Creo estoy con una persona pasiva agresiva ..y lo peor es que yo me siento que soy agresiva activa ..estoy frustrada mi pareja un día hace todo lo que sea para agradar necesito y los otros días todo lo q sabe que me disgusta no le importa ..y yo en los últimos tiempos estoy explotando con mucha ira le desbaraté su iPhone por llegar de madrugada otra vez en ignorar me…la verdad estoy volviéndome loca

    • Susana Garcia dice: Responder

      Hola Marcia. Siento que estés viviendo esta situación. A veces, las personas, nos sentimos frustrados por falta de recursos para tratar situaciones y de una falta de visión interna sobre qué queremos para nosotros mismos, más allá qué sucede fuera. Como coach mi trabajo consiste en hacer pregunta incómodas con el objetivo de hacer reflexionar sobre las necesidades vitales de las personas. Se que es difícil ver cuando se está en el tunel, aunque me parece importante que revises algunas cosas, por lo que te incluyo algunas preguntas:

      – ¿Cuál es el para qué de tu relación de pareja? Saber qué hay detrás, qué estás buscando tú y que busca él es importante para revisar si hay objetivos comunes. Más allá del amor, es importante comprender si los valores que cada uno tienen como vitales son coincidentes en un alto porcentaje.
      – ¿Cuáles son tus necesidades no cubiertas en este tipo de situaciones? Concretar, detallar e incluso escribir tus necesidades puede ayudarte a poner fuera de ti la información para poder ver con más objetividad. Los conflictos tienen detrás necesidades no cubiertas, por lo que descubre las necesidades y tendrás el primer paso para poder tomar riendas en este asunto.
      – ¿Qué te aporta, concretamente, esta relación? ¿Qué te aporta como persona tu pareja? ¿Qué le aportas tú? ¿Le has preguntado? Se trata de revisar el equilibrio entre dar y recibir.
      – Esta relación, ¿es de tu talla? Es algo como, ¿encaja realmente contigo y lo que tu deseas en esta vida? Si consideras que es agresivo pasivo, ya habrás leído los artículos y verás que tiene (si es así) sus propias carencias emocionales a resolver.

      Gestionar las propias emociones es un tarea que requiere entrenamiento, la realidad es que pocas veces nos educan en ello. Por eso es importante, por ejemplo, poder utilizar estrategias para ser asertivo tal como dice el artículo. Ahora bien, también comento en estos artículos que la agresividad pasiva es más compleja de gestionar. Por ello, si no dispones de recursos y la relación es insatisfactoria es importante que reflexiones si realmente es donde quieres estar.

      El amor consciente y respetuoso no duele Marcia. Si quieres que hagamos otro tipo de revisión en privado, por favor escríbeme a info@familiaycoaching.com.

  2. Anna dice: Responder

    Hola a tod@s

    Hace poco que rompí mi relación con una persona pasivo-agresiva. Desde entonces, he reflexionado mucho acerca del tema, y aunque tengo muy claras las razones por las cuales no puedo ni quiero estar con esa persona, hay días que me siento muy triste y la echo de menos. Es cierto eso de que el AMOR solo no es basta, por lo que es super importante llegar a un entendimiento, hablar y solucionar las cosas… tristemente esto se hace muy difícil o casi imposible con personas con este perfil, ya que nunca reconocen que haya un problema y mucho menos se hacen responsables de ninguno de sus actos o reacciones (“fue sin querer”, “era broma que poco sentido del humor tienes”, “se me olvidó”, “se me fue el santo al cielo”… ).

    Esta persona me castigaba continuamente por cosas que le habían molestado y de las cuales yo ni siquiera era consciente… no es más fácil comentar lo que piensas acerca de la relación, preguntar por aquello que no has entendido, y expresar tu enfado o frustración por aquello que no te ha gustado? Al parecer NO

    Es desgastante, y como muy bien dice el artículo al final convivía con un torturador, que esperaba el momento adecuado para hacerme pagar de manera sutil, pero no menos dolorosa, aquello que le había molestado o dolido meses atrás… como dice el refrán: “La venganza es un platillo que se sirve frío”…

    Es ahí cuando uno ha de re-posicionarse y replantearse TODO, cómo es posible que la persona que dice amarte y a quien tu amas esté esperando el momento idóneo para hacerte daño… y lo peor de todo es que es así… me dí cuenta de que era superior a él, simplemente le salía, es algo que tiene tan interiorizado que no lo puede evitar y yo no estaba dispuesta a recibir ni una agresión ni un castigo más por muy sutil o “indirecto” que fuera… y con todo el dolor de mi corazón corte la relación estando aun enamorada.

    Al principio una horrible sensación me invadió, al darme cuenta de las sutilezas y manipulaciones a las que había estado expuesta durante la relación, luego reflexioné y me di cuenta de que el conseguía manipularme porque conectaba directamente con mi CULPA… al igual que el tiende a no hacerse responsable de nada, yo tiendo a hacerme responsable de todo (lo mio y lo que no es mio)…

    Es muy difícil salir de este tipo de relación porque al final existe una dependencia emocional muy fuerte… no me gustaba la persona en la que me estaba convirtiendo, siempre ansiosa, en un mar de dudas (debido a la ambigüedad) y a la deriva… Es por esto que decidí volver a coger el timón de mi vida y aunque no todos los días son soleados, me reconozco a mi misma y estoy contenta con la persona que soy…

    Muchas Gracias por los artículos, gracias a ellos me di cuenta de que no estaba “loca”, que me estaba agrediendo la persona a quien más quería…

    • Susana Garcia dice: Responder

      Mis primeras palabras es darte mi más sincera enhorabuena Anna. Es de valientes mirarse dentro y reconocer todo aquello que nos pasa en lugar de simplemente quejarse. Y más valiente aún tomar la determinación de soltar y liberarse de un enganche emocional de ese tipo.

      Nos han educado mucho en ideas preconcebidas sobre el amor, permitiendo que nos limiten y limitar al otro en lugar de crecer juntos. Un AMOR saludable, como dices, expone las necesidades y los sentimientos de cada uno para, juntos, encontrar el camino más propicio para ambos. Es importante que haya un equilibrio entre dar y recibir. Y hay algo importante, cuando el amor es saludable la pareja se elije cada día, no se necesita.

      El amor que vivías, como dices, es más un enganche, un juego de manipulación. La dependencia emocional tiene mucho que ver en cómo fuimos educados y criados y en carencias emocionales de la infancia, a veces muy sutiles.

      Ahora, liberada, tomando el timón de tu vida te animo a hacerte preguntas, a revisar si puede existir algún patrón que estés repitiendo: ¿Qué te enseñaban cuando eras pequeña sobre qué es ser mujer? ¿Cómo han sido las relaciones entre las personas de tu familia?

      Me siento agradecida si aquello que escribo te ha ayudado, ese es el motor de mi vida, poder contribuir a esa toma de conciencia interior y poner luz para que otras personas puedan mejorar sus vidas.

      Sigue avanzando Anna, te puedo avanzar que cuando te sientes libre vuelve la alegría a tu vida. Descubrete como persona, ámate, cuídate para poder reconocer en el otro esas mismas cualidades. No somos medias naranjas, al revés, cuanto más completos somos y menos carencias emocionales sentimos, más fácil es atraer una pareja con iguales características (que se ame y se cuide a sí misma).

      Y si necesitas que te acompañe en ese proceso, solo necesitas enviarme un email a info@familiaycoaching.com y vemos cómo hacerlo.

    • Laia dice: Responder

      Gracias por tu escrito. Acabo de romper la relación con un hombre así y me he sentido muy identificada con lo que dices… es doloroso ver que has querido y quieres a una persona que en el fondo no te trata bien… ahora a centrarme en mi, recuperar mi estabilidad y seguir adelante. Aunque algo bueno me llevo conmigo; he aprendido mucho de mi misma

      • Susana Garcia dice: Responder

        Estimada Laia. Como bien dices, toma tu tiempo para recuperarte como persona, para pensar en ti y mimarte. Después seguir adelante. El mejor regalo que puedes hacerte es ese, aprender de tí misma.

        Si que es duro descubrir que alguien no te trata bien. Y aunque es importante entender que esa persona tiene sus propios fantasmas que resolver, es más importante dejar la relación porque cada uno ha de resolver su parte. Necesitamos estar completos y emocionalmente saludables para encontrar alguien igual, es decir, también completo y con salud emocional. Así pues, ya vas por el buen camino Laia.

        En este momento quizá te pueda venir bien un curso online gratuito que ofrezco desde la escuela online de Centro Fames. Ahí trabajamos las relaciones parentales tóxicas y, además, hay una clase dedicada a la relación que tienen las relaciones de pareja tóxicas con la relación con los padres.

        En este enlace puedes acceder Acceso curso online gratuito parentalidad tóxica

  3. Ángela Gómez dice: Responder

    Buenas tardes, me pasó lo mismo como mi ex pareja, un día le comenté a una amiga las actitudes que tenía el, siempre manipulaba la situación y se hacía la víctima para hacerme sentir culpable y terminaba yo pidiendole disculpas, ella fue quien me dijo que era un pasivo – agresivo, al parecer con este rompimiento me he dado cuenta que soy una persona dependiente emocionalmente y quise dejar de lado eso por no quedarme sola, el me hacía sentir inferior a él, y terminaba yo negándome a mi misma, y dejando de lado mis intereses lo que a mí me gustaba y lo que el detestaba de mi, al final abrí los ojos y le dije todo de frente y comenzaron los problemas que para mí eran circunstanciales, hasta que el término la relación diciéndome que ya no había amor, que no sabía dónde estaban sus sentimientos me sentí la mujer más mala del mundo haber perdido a un buen hombre, porque el a nada de lo que yo le pedía decía que “no” demostraba su amor de todas las maneras posibles, entonces me sentí la mujer que no lo valoró a la semana lo vieron saliendo de su lugar de trabajo cógido de la mano con una colega de el… a los 20 días los dos ya se escribian en redes sociales que se amaban… Yo la verdad aunque me hace mucha falta y lo extraño los momentos felices y estables, me he dado mi lugar y digo que en definitiva Dios no me quito sino me libero, mi energía ha cambiado mucho estando al lado de él físicamente no me gustaba lo que veía al espejo en mis fotos no quedaba bien, sentía que me absorbía energía, al momento que el se fue de mi vida de esa manera tan abrupta las cosas para mí han fluido de una manera sobrenatural… Sigo con mi duelo porque entregué más de lo que debía dar pero en realidad estoy esperanzada que una vez pase por este proceso volvere a sentír tranquilidad y paz en mi vida

    • Susana Garcia dice: Responder

      Gracias por compartir tu historia Angela. Es importante revisar qué te atrajo para que puedas trabajar en tu proceso interior. De esta forma evitar que te suceda algo parecido. Enhorabuena por liberarte y darte tu lugar. Un abrazo

  4. Mery dice: Responder

    Yo tambien estuve con un hombre pasivo agresivo…relacion a distancia.Es muy conquistador y pareze que tiene empatia,pero con el tiempo me di cuenta que es un enfermo..ni empatia ni nada,un egoista que sabotea todo. Un mentiroso y un estafador…hace un mes que rompi esta relacion.Me siento liberada.Fuerza chicas..voy a escribir un libro de este tipo de Perfil. Estar con una Persona asi es como sentarte sobre un cactus….

    • Susana Garcia dice: Responder

      Me alegro que pudieses identificar conductas tóxicas. También sería interesante Mery que busques qué te refleja este tipo de relación, qué te está queriendo decir sobre algo que tú puedes trabajar en tu mejora personal. Gracias por compartir. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Susana García Gutiérrez (propietaria de la marca Familia y Coaching)
Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
Contacto: info@familiaycoaching.com
Información adicional: Más información detallada en Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBIR