¿Eres de los que sigue enjuiciando a sus padres?

¿Eres de los que sigue enjuiciando a sus padres?

por / miércoles, 25 febrero 2015 / Publicado enfamilia, madres, mis experiencias, padres

Entendiendo a mis padres, honrar su vida y su memoria.

El otro día por enésima vez salió el tema de cómo nos han tratado nuestros padres. Tengo unos grandes alumnos ahora, han trabajado duro y siguen haciéndolo con la figura de sus papás. Hoy reconociéndoles su labor y comprendiendo su contexto.

Yo comencé este trabajo hace 20 años y es una de las facetas de mi vida, puedo decirlo, más revisadas y asentadas. Amo a mi padre y a mi madre, con todo lo que trae. El falleció, ya no puedo compartir nada terrenal aunque va en mi corazón la comprensión de su mundo y de su vida. Amar a mi mamá no es sinónimo de estar en acuerdo constante con ella o comprender todas sus actitudes, es simplemente saber que como cualquier madre hizo todo lo que creía mejor por mi y mis hermanos, con sus herramientas, con sus habilidades y, he de decir, que estas eran muy escasas.

Muchos de mis clientes y alumnos me han compartido la tremenda falta de contacto emocional de sus padres y cuánto ellos han hecho por cambiar estos patrones. Yo les cuento como desde una perspectiva sistémica necesitan comprender que el contexto social, económico, político y cultural tiene un gran peso en el comportamiento afectivo de cada época. Por supuesto, además de la herencia ya recibida de sus antecesores.

Así es que hoy me he propuesto escribir de una forma que entendamos a los padres de esa época, partiendo de la historia de mi mamá. Compartiendo parte de mi historia espero ayudaros a entenderles, de esta forma apaciguar vuestro enfado con ellos, con sus formas en encajar un mundo emocional para el que, a priori, estaban poco preparados.

Voy a encajar esta historia en esas personas nacidas en España entre los años previos y posteriores a la guerra civil, incluyendo esos mismos. Esto quiere decir que mi madre contaba 15 años al final de los años 40. Una edad de gran calado en nuestra visión del mundo y la creación de nuestro sistema de creencias, la adolescencia. En ella y ese momento, más aún, pues ya vivía independiente en Madrid trabajando. Tuvo además su primer hijo, mis hermanos, a finales de los años 50 hasta que yo nací a finales de los 60.

Esto quiere decir que el momento cronológico en el que situaré el contexto es entre los años 40 a los 70, cuatro décadas diferentes. Confieso que no he hecho un estudio exhaustivo de aquella época, me limito a escribir sobre qué se por lo estudiado y conocido, además de la observación a muchos padres vividos en aquel contexto y subsiguientes.

Como hijo, como hija, ponte en situación real. Una etapa de nuestra historia en la que, como ahora, había investigadores y científicos a favor o detractores de diversas teorías de crianza. En España, mayoritariamente, se marca una forma muy concreta de establecer los lazos familiares y la crianza de los hijos. Entonces funcionaba la mano dura con los hijos, aquí mando yo. Los hijos formaban parte de la mano de obra de la familia (sobre todo si se era de procedencia humilde, o pobre), se forzaba a que fueran productivos y no dependientes. Aún así, estoy segura, amaban a sus hijos, a nosotros, tanto o más que nosotros amamos a los nuestros.

¿Crees que podían alcanzar a conocer cosas como la teoría del apego? A ver, que siempre hubo de todo, hay personas que traen la empatía y una sabiduría innata de fábrica, vamos que la tenían instalada en su sistema familiar, aunque reconozcamos que eran los menos, me he encontrado mucho más discurso sobre la inexistencia de pautas emocionales que a la inversa.

Para mi la pregunta no es, ¿por qué no buscaron alguno de nuestros padres otras formas de hacer? ¿Por qué no se cuestionaron a sí mismos? Creo que la respuesta es más fácil, imagina que muchos de nuestros padres apenas sabían leer, o sabían pero no tenían al alcance libros adecuados y necesarios (por falta de medios personales o por falta de disponibilidad de esos libros aquí). Me refiero a una época en la que el analfabetismo era extendido en España, se aprendía todo de padres a hijos, no había muchas más opciones de aprender las “claves de cómo criar a un hijo” (esto a día de hoy sigue vigente para algunos).

La historia real era esta, con una situación económica mínima para muchos, sin recursos para tener otra información que la heredada, sin más información que la recibida del contexto cercano, después de la televisión y la radio que marcaban qué y cómo hacer. Después de todo esto, ¿piensas que tus padres son víctimas, tienen problemas de autoestima, son incapaces de gestionar emociones? ¡Pues claro que es así! ¡Cómo no serlo! ¿Crees que tú viviendo esa situación habrías podido hacerlo mucho mejor? Por favor, ¡bajate del carro ya y deja de juzgarles! Tú no caminaste con sus zapatos que, dicho sea de paso, seguramente muchas veces eran únicos en todo un año, tú no has pasado el hambre que muchos de ellos pasaron, tú no has necesitado trabajar desde los 10 años, que digo 10, desde los 4 o 5 años. Al contrario, tú has tenido la posibilidad de comer, vestir, leer, estudiar, divertirte. Solo te dieron eso, fijate, para que tú, ahora, puedas cuestionarte todo eso que hicieron.

Cuando yo pregunte a mi mamá por esto hace unos días me dijo: yo mejoré mucho y cambié lo que mi madre había hecho conmigo. Así es, yo he hecho lo mismo y espero que para la próxima generación mi hijo pueda mejorarlo aún más.

¡Cuestionate si! No desde el creerte mejor que ellos, no desde el odio, la rabia, el rencor o cualquier otro sentimiento que impida conectar con ellos. Hazlo sabiendo que sentaron las bases para que tú, ahora, en la próxima generación, con tus hijos, puedas sembrar una semilla diferente. Nada hay más hermoso que honrar aquello que te dieron tus padres.

—————————————-

Susana García GutiérrezCoach de Familia Sistémico,  fundadora de “Familia y coaching”, Co-fundadora de AECOFAME (Asociación Española de Coaching de Familia y Educativo) y su primera presidenta 2010-13. Fundadora y Directora de Centro FAMES (Centro de Formación para la Familia y la Escuela). Es 1ª Coach de Familias Monoparentales en España.

_____________________________________________________________________________________________________

AUTORA

    Susana García - imagen circularSusana García Gutiérrez, Formadora y Coach de Familia-Educativo Sistémico,  fundadora de “Familia y coaching”, Fundadora y directora de Centro FAMES (Centro de Formación para la Familia y la Escuela). Es 1ª Coach de Familias Monoparentales en España. Co-fundadora de AECOFAME (Asociación Española de Coaching de Familia y Educativo) y su primera presidenta 2010-13    

Suscripción-familiaycoaching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Susana García Gutiérrez (propietaria de la marca Familia y Coaching)
Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
Contacto: info@familiaycoaching.com
Información adicional: Más información detallada en Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBIR