¿Harta de tener que ser la mamá feliz todo el día?

¿Harta de tener que ser la mamá feliz todo el día?

por / miércoles, 29 octubre 2014 / Publicado enmadres, mis experiencias, monoparental, monoparentales

Hoy tomo el reto de escribir un artículo diferente, es posible que levante ciertos desacuerdos. Es normal, además por escrito es difícil dejar ver toda la magnitud de las sensaciones y emociones, así como de todos los hechos.

Estoy un poco cansada de oír hablar y leer solo de lo hermoso que es ser madre, lo bonito qué es y que felices somos todas con nuestros retoños. Y no estoy harta porque sea incierto, de lo que estoy cansada es de la falta de información sobre todos esos momentos ingratos, vividos en ocasiones en la más absoluta soledad. Más en nuestro caso de madres solas.

Cuando recién llega la maternidad, habrá personas que se sientas solas, perdida e incluso inútiles. Imagina cómo se sentirán si la información mayoritaria que les llega es que “deberían estar saltando de alegría, el mundo es maravilloso y ellas la mar de dichosas”. Necesitan también saber, reconocer que no es oro todo lo que reluce. Seguramente les ayudará descubrir que muchas de nosotras tuvimos ese instante de decir: ¿dónde narices me he metido?

A ver, que si, un hijo es un regalo. La vida no es solo blanco o negro, como tampoco de color de rosa. La gama de matices es inmensa, hay días aciagos, para meterse en cama, llorar y esperar al día siguiente. Hay días llenos de risas, de verle crecer, ver transformarse esa personita, en mi caso, en el joven que es hoy.

Tener a mi hijo significó un antes y un después en mi vida, ya no era yo, éramos nosotros. En mi caso, un nosotros distinto al de las parejas. Esa personita dependía en absoluto de mí. Más allá del amor, saqué sobre todo el instinto de protección (aunque siempre lo llamé responsabilidad era más que eso). Sin duda me reconozco en una madre leona, atenta a que su cachorro crezca sano, fuerte y seguro.

Ahora, además de madre, seguía estando yo en mi interior. Y todos los días, señoras mías, no eran fiesta. Estar sola, por mucha conciencia que le haya puesto, sabiendo cómo mi inconsciente eligió esta situación, fue un verdadero infierno en ocasiones. He llorado y he pataleado, unas veces por si lo estaba haciendo bien; otras porque ocupaba todo mi tiempo y mi niña interior cansada, quería también abrazos y mimos.

Nada nos prepara para ser padres o madres, mucho menos nos prepara para hacerlo solas. Imagino que si es una decisión tomada anteriormente, se generarán menos estas situaciones, es probable. Aunque creo, desde el corazón, es una auto-mentira si me dices que nunca jamás te sentiste culpable, nunca quisiste irte un día de casa y ocuparte de ti, nunca deseaste que el mundo parara para bajarte de él.

Por supuesto, cuanto más me introduje en el mundo del desarrollo personal, más fui sanando mis áreas que adolecían de suficientes recursos para seguir adelante o para hacerme más feliz. Esto no cambió para nada mi amor por mi hijo, le amo desde el mismo momento es que supe que estaba ahí, dentro de mi. Y más allá de ese amor, aprendí a darme permiso para equivocarme y avanzar. Después, ayudar a otros, ha sido como la siguiente parada. ¡Me pregunto si esto estaba programado en mi interior!

Y, a partir de aquí, como coach de familia sistémico ¿qué puedo aportarte? Precisamente eso, la posibilidad de reconocerte a ti misma la realidad que vives. Nada puede cambiar sin la previa toma de conciencia de las situaciones. Tampoco puedes comparar tu vida a la de otros, simplemente respira y conecta con tu momento, tus necesidades y tus sentimientos.

Este artículo tiene que ver con darse permiso para mostrar sentimientos maternales un tanto diferentes, sobre todo cuando hablamos de estar solas con nuestros hijos. Darte permiso a sentirte cansada, saturada, preocupada, perdida y un sinfín de emociones más allá de la dicha de ser madre. Es, incluso, el permiso para expresarlo libremente sin pensar en el juicio de otros: tú te lo has buscado, tendrías que estar muy contenta, no se de qué te quejas.

Darte este permiso te permitirá, entonces si, vivir más plenamente el resto de momentos maravillosos como madre. Una vez que se es madre jamás se deja de serlo, como también sigues siendo un ser humano con necesidades propias individuales. Por eso es tan importante salirse de patrones estereotipados. Constreñirte a una idea o patrón de la mamá feliz y realizada, cuando tú no te sientes así, tiene sus costos, te lo garantizo.

Cada una crea su propia maternidad, no hay reglas fijas, simplemente busca el equilibrio, procura reconocer y disfrutar tanto tus momentos de plenitud como aquellos de desorientación. Todo lo que te sucede sirve para crecer y avanzar, por eso es tan importante darse permiso para vivir cada uno de ellos.

 

Susana García GutiérrezCoach de Familia Sistémico,  fundadora de “Familia y coaching”, Co-fundadora de AECOFAME (Asociación Española de Coaching de Familia y Educativo) y su primera presidenta 2010-13.  Fundadora y CEO de Centro FAMES (Centro de Formación para la Familia y la Escuela). Es 1ª Coach de Familias Monoparentales en España.

_____________________________________________________________________________________________________

AUTORA

    Susana García - imagen circularSusana García Gutiérrez, Formadora y Coach de Familia-Educativo Sistémico,  fundadora de “Familia y coaching”, Fundadora y directora de Centro FAMES (Centro de Formación para la Familia y la Escuela). Es 1ª Coach de Familias Monoparentales en España. Co-fundadora de AECOFAME (Asociación Española de Coaching de Familia y Educativo) y su primera presidenta 2010-13    

Suscripción-familiaycoaching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Susana García Gutiérrez (propietaria de la marca Familia y Coaching)
Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido
Contacto: info@familiaycoaching.com
Información adicional: Más información detallada en Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUBIR